Thursday, October 6th, 2022

Sanciones rusas perjudican a productores de moda italianos


Prendas italianas de moda que se dirigian a minoristas en Moscú, San Petersburgo y Kursk están guardadas en un almacén en Lombardía esperando ser enviadas a su destino.

Las sanciones a los rusos están atrasando el pago y recepción de estas prendas, las cuales se estan acumulando y genera una gran presión en los pequeños productores de moda, como lo es la empresa D.Exterior.

“Esto es muy doloroso. Tengo 2 millones de euros en mercancía en el almacén, y si no pueden pagarlo, estaré de rodillas”,expresó Nadia Zanola, propietaria de D. Exterior, Nadia Zanola, una empresa creada por sus padres en 1952.

Recordemos que el 40% de la indumentaria, calzado y accesorios de alta gama son elaborados en Italia, quien es el mayor productor de estos articulos de lujo del mundo de la moda, el 3% del consumo ruso, el cual equivale a unos 97 000 millones de euros (101 000 millones de dólares) en ingresos anuales para la industria de la moda italiana y que con dichas sanciones, se ven afectadas más de 80 000 pequeñas y medianas empresas que conforman la columna vertebral de la moda italiana, según indican funcionarios de la industria.

“Estamos hablando de eliminar del 80% al 100% de los ingresos de estas empresas”, dijo Fabio Pietrella, presidente de la federación de artesanos de la moda Confartigianato.

LEER MÁS SOBRE RUSIA → A 100 días del conflicto bélico entre Ucrania y Rusia ¿Qué ha pasado?

Los distritos que producen calzado en las regiones Marche y Veneto, y los fabricantes de géneros de punto en Umbria y Emilia-Romagna se han vuelto particularmente dependientes de Rusia, expresan los funcionarios de la industria.

Gucci, Versace y Armani son algunos de los nombres más importantes de la moda italiana, algunos de estos nombres aparecen en una lista elaborada por Jeffrey Sonnenberg, profesor de la Universidad de Yale, donde menciona a empresas que aún hacen negocios en Rusia, sin importar su guerra contra Ucrania.

Retrocediendo en la historia podemos encontrar que muchas empresas continuaron haciendo negocios con la Alemania Nazi luego del inicio de la Segunda Guerra Mundial, un acto que Sonnenberg tilda de “codicioso”, tomando en consideración a las marcan que aun trabajan con Rusia en la actualidad.

A su vez este recalcó que la industria de la moda no tiene razones para hacer un llamado humanitario al cese de la guerra o de las sanciones, como ha sido el caso de las empresas farmacéuticas y agrícolas.

Asimismo el profesor de Yale, reprobó a la empresa Benetton quien continua sus actividades comerciales en Rusia, pero que a su vez condenó la guerra.

El grupo español Inditex, propietario de Zara, cerró temporalmente 502 tiendas en Rusia y detuvo sus ventas en línea, lo cual representa un 8,5% de sus ganancias, de igual forma el conglomerado francés LVMH tambien hizo cese temporal de sus 124 tiendas, pero continua pagando los sueldos de los 3.500 trabajadores rusos.

Pietrella aseveró que esto pueda crear una fobia a trabajar con Rusia, cuando son solo productores tratando de mantener sus negocios, más allá de la política.

Entre las sanciones que estableció la Unión Europea contra Rusia, está el pago de un máximo de 300 euros al por mayor por cada artículo enviado, sacando de circulación los articulos de superlujo, dirigido a las clases mediana y alta de Rusia.

“Sin duda, nosotros, como federación de la moda, hemos expresado nuestra extrema preocupación por la agresión en Ucrania”, dijo Pietrella. “Desde un punto de vista ético, está fuera de discusión. Pero tenemos que pensar en nuestras empresas. La ética es una cosa. El mercado es otro. Los trabajadores de una empresa son pagados por el mercado, no por la ética”.

Pietrella considera que lo impuesto por la Unión Europea es solo una táctica que protege a los gobiernos de tener que proporcionar fondos para el declive de la industria de la moda

Zanola argumentó que el mercado ruso ha ido fortaleciendose con el pasar de los años y que ahora es el 35% o 40% de los ingresos de su negocio, a su vez dijo que ellos ya estaban entregando su colección de verano y recibiendo los pedidos de invierno cuando estalló la invasión rusa el 24 de febrero y que para marzo, ya los minoristas rusos tenian problemas al cancelar sus cuentas.

La propietaria de D.Exterior indica que estaría arriesgando 100 000 euros en costos de materiales y mano de obra, ya que esta obligada por contrado a seguir produciendo los pedidos de inviernos y que espera que las 4000 prendas de primavera y verano lleguen a sus clientes rusos, quienes resaltó como clientes ideales, al apreciar la elaboración de las piezas y realizar sus pagos con puntualidad.

“Si Rusia fuera Putin, no iría allí. Pero como Rusia no es solo Putin, uno espera que los pobres rusos logren levantarse”, dijo.



Source link