Friday, December 2nd, 2022

Nueva Ordenanza ayuda a inquilinos en Miami-Dade


La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, promulgó el jueves una ordenanza que le dará tiempo a los inquilinos cuando enfrenten un desalojo o un aumento importante de la renta.

La Ordenanza de notificación justa requiere que los propietarios notifiquen a los inquilinos con al menos 60 días de anticipación cuando el alquiler aumenta más del 5%.

También obliga a los propietarios a dar a los inquilinos un aviso de 60 días cuando emiten un desalojo.

La ordenanza entrará en vigor el 25 de marzo.

Nadirah Sabir, quien estuvo allí para la firma, dice que recientemente se enfrentó a un desalojo y ahora está lidiando con un aumento de alquiler en su modesto apartamento de North Miami Beach.

“Si no tuviera grandes amigos y familiares, quizás no estaría aquí”, dijo.

Los comisionados del condado de Miami-Dade comenzarán a profundizar en otra ordenanza llamada Declaración de derechos de los inquilinos en abril.

Esa ordenanza crearía una oficina de defensa de la vivienda, ayudaría con los honorarios legales y pondría un tope a las tarifas de solicitud que cobran los propietarios cuando ofrecen una unidad en alquiler.

“No queremos que las tarifas de solicitud sean un centro de ganancias para los propietarios codiciosos”, dijo la comisionada Eileen Higgins.

Los inquilinos de Miami-Dade están siendo castigados con aumentos injustos en sus alquileres, dijeron varios grupos de activistas que se manifestaron frente al ayuntamiento del condado.

“La renta está demasiado alta”, gritó un grupo de manifestantes que se reunió en las afuera de la comisión de Miami-Dade para llevar sus denuncias directamente a los legisladores este martes en la mañana.

“Le estamos pidiendo que tengan misericordia y hagan una ley donde el dueño de propiedad no pueda aumentar más de 5%”, explicó Lily Vázquez, de la organización Wyn Woman.

El alquiler en Miami-Dade aumentó hasta 65 % y, desde marzo del 2020, se presentaron más de 20,000 desalojos. La manifestación fue organizada por varios grupos que alegan que estos aumentos afectan a la clase trabajadora del condado.

Adrián Madriz, director ejecutivo de Organización Smash, explica que “las personas que limpian nuestras casas, trabajadores domésticos, todas esas personas no van a poder vivir en Miami. Miami va a sufrir el hecho de que carecen de labor manual”, dijo.

Miami ha sido clasificada por múltiples estudios como uno de los mercados inmobiliario menos asequible del país.

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, se reunió con estos manifestantes para escuchar sus quejas y exigencias y ofreció su apoyo aunque explicó que un cambio requeriría un proceso incluso a nivel estatal.





Source link