Wednesday, September 28th, 2022

La dieta que alargará tu vida


Un estudio publicado en febrero de 2022 por investigadores de la Universidad de Bergen, Noruega, sugiere que un cambio en nuestra dieta podría alargar nuestra vida incluso más de una década.

Pero ¿Cómo lo hacemos? Mediante métodos innovadores, los investigadores han recopilado y comparado resultados de decenas de estudios previos relacionados con la dieta y la longevidad en poblaciones de Estados Unidos, China y Europa, incluyendo el prestigioso estudio “Global Burden of Disease Study (2019)”.

Con su modelo han estudiado cómo ciertos grupos de alimentos pueden afectar a nuestra esperanza de vida con el objetivo de diseñar la dieta óptima para vivir más años. Más legumbres, cereales integrales y frutos secos. Menos carne roja y procesada.

Tomando como referencia la dieta típica norteamericana con alto consumo en carne roja, alimentos ultraprocesados y ricos en azúcares, los expertos describen que la dieta óptima pasaría por reducir el consumo de de estos productos, sustituir las harinas refinadas por granos integrales y aumentar las raciones de legumbres y frutos secos.

Y aunque pueda extrañar que frutas, verduras y pescado no estén en lo alto de esta clasificación de alimentos, es cierto que siguen teniendo un efecto muy positivo sobre nuestra salud. Sin embargo, su consumo en la dieta típica no es tan bajo como el de legumbres o granos integrales. Por eso, su efecto en el modelo es menor, según los expertos.

Otros grupos de alimentos estudiados podrían tener un efecto más bien neutro. Es el caso de la carne blanca, el huevo y los aceites vegetales, que no parecen tener efectos relevantes sobre la longevidad. Pero exceptuamos el aceite de oliva que sí tiene un papel protector sobre nuestra salud.

A empezar ya

Según este estudio, introducir estos cambios en la alimentación a los 20 años podría alargar nuestra vida entre 10 y 13 años, mientras que hacerlo a los 60 nos haría vivir hasta ocho años más.

Y aunque los beneficios son mayores cuanto más pronto cambiemos a la dieta óptima, incluso personas cercanas a los 80 años pueden incrementar su vida sustancialmente en torno a los tres años y medio.

Eso sí, estos cambios deben mantenerse al menos 10 años para conseguir el máximo efecto. Integrar los nuevos hábitos puede resultar todo un reto, pero los expertos resaltan que incluso cambios parciales pueden prolongar nuestra vida hasta en siete años si comenzamos antes de los 30.

Gracias a su modelo de integración de datos, los investigadores han desarrollado la aplicación Food 4 Healthy Life, una calculadora en internet que estima cuántos años viviremos según nuestra dieta, sexo y edad. Con esta sencilla herramienta podríamos descubrir, de manera estimada, cómo aumentar nuestra esperanza de vida según los cambios nutricionales que seamos capaces de asumir.

Factores a tomar en cuenta

Sin embargo, en este modelo no se han tenido en cuenta las posibles enfermedades previas, factores genéticos u otros cambios en el estilo de vida como el ejercicio, el consumo de tabaco o alcohol. Tampoco considera cómo afectaría a la longevidad la evolución de los tratamientos médicos o el menor aporte de calorías de la dieta óptima.

La famosa dieta mediterránea

La dieta óptima de este estudio comparte muchas características con la dieta mediterránea, sobre todo en cuanto al consumo de legumbres, frutas y vegetales.

Importantes estudios como el PREDIMED apuntan a que el gran aporte de fibra y la presencia de moléculas antioxidantes y antiinflamatorias en estos alimentos podrían ser la clave en el efecto antienvejecimiento de la dieta mediterránea.

Los beneficios de esta dieta sobre la salud se centran especialmente en la prevención de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer, que son causas de mortalidad prematura en la población.

No es de extrañar entonces que países como Italia, Francia y España se encuentren entre los más longevos del mundo. De hecho, España está llamado a liderar la clasificación mundial para el año 2040, según un estudio de la Universidad de Washington.

Pero no hay que confiarse, la influencia de la dieta norteamericana, cada vez más presente en nuestro día a día, podría acabar dinamitando la esperanza de vida de nuestras futuras generaciones.

Este estudio nos demuestra que podemos tener un papel activo en nuestra salud a través de lo que comemos. Aunque queda mucho por estudiar en la relación entre dieta y longevidad, varias reflexiones parecen estar claras: en cuanto a alimentación se refiere, todo pequeño cambio cuenta y nunca es tarde si la dicha es buena.

 





Source link