Thursday, December 1st, 2022

Estados que suspenderán impuestos a los alimentos por alta inflación


El aumento de los precios en tiendas de comestibles ha ocasionado que varios estados comiencen a tomar medidas temporales para aliviar los bolsillos de los estadounidenses en compras tan necesarias como los alimentos.

Los precios de los productos básicos de uso diario se han disparado durante el último año: los cereales y productos de panadería aumentaron 10%, las aves, el pescado y la carne un 13.8%, las frutas y verduras frescas subieron 8.1% y los huevos registraron un aumento de 11.2%, reportó La Opinión.

Para aliviar la presión financiera sobre las familias estadounidenses, hay un impulso creciente en al menos 3 de los 13 estados que cobran impuestos sobre los alimentos para detenerlos por un periodo específico de tiempo.

Tax Foundation, un grupo no partidista que tiende a abogar por impuestos más bajos, dijo en un análisis publicado esta semana que en el mejor de los casos, pausar los impuestos sobre los comestibles ofrecería ahorros modestos para las familias de clase media.

Además, señala que los estadounidenses de bajos ingresos no gastan necesariamente una mayor parte de sus ingresos en comestibles en comparación con otras necesidades como la gasolina o el alquiler.

Si esas familias gastan moderadamente más en comestibles como parte de los ingresos, pero “sustancialmente” más en otros artículos para el hogar, podrían no obtener beneficios bajo un código fiscal que exime a los comestibles.

Hasta ahora, esa iniciativa solo se ha podido concretar en un estado y otros dos comenzaron el proceso para hacerlo realidad:

Tennessee
El gobernador de Tennessee, Bill Lee, republicano, anunció a fines de marzo una suspensión de 30 días del impuesto estatal y local del 4% sobre las ventas de comestibles para aliviar algunas cargas financieras de las familias.

“A medida que los estadounidenses ven dispararse el costo de la vida en medio de una inflación histórica, suspender el impuesto a los alimentos es la forma más efectiva de brindar un alivio directo a todos los habitantes de Tennessee”, dijo Lee en un comunicado.

“Nuestro estado tiene la capacidad de devolver dólares a los bolsillos de los trabajadores de Tennessee”, agregó.

Oklahoma
Existe una medida similar en Oklahoma que suspendería el impuesto estatal del 4.5% sobre los comestibles durante dos años, aunque no impediría que los municipios o condados agreguen su propio impuesto sobre las ventas.

El gobernador Kevin Stitt, republicano, expresó su apoyo al proyecto de ley, que actualmente está siendo considerado por el Comité de Asignaciones del Senado de Oklahoma.

Alabama
Los legisladores de Alabama también presionaron para suspender temporalmente el impuesto estatal del 4% sobre los comestibles con un proyecto de ley presentado a mediados de marzo, aunque la medida no fue aprobada por la legislatura esta semana.

Sin embargo, los expertos advierten que la pausa en la recaudación del impuesto a los alimentos puede, en última instancia, brindar poco alivio a los hogares estadounidenses en apuros.



Source link