Friday, December 2nd, 2022

Así afectan los incrementos en las tasas de interés a los estadounidenses


La era del dinero gratis por la pandemia de covid-19 llegó a su fin y ahora la Reserva Federal redobla esfuerzos para luchar contra la inflación, con el incremente de las tasas de interés.

Los funcionarios de la Fed incrementaron su tasas de interés de referencia en medio punto porcentual este miércoles, la medida más amplia en 22 años, reportó Gestion.

La medida sigue a la decisión de la Fed de subir su tasa en un cuarto de punto porcentual en marzo, su primera subida de las tasas de interés desde finales de 2018.

El hecho de que la Fed se aleje por fin de la tasa de interés cero muestra la confianza en la salud del mercado laboral. Pero la velocidad con la que se espera que suban las tasas de interés subraya su preocupación por el aumento del costo de la vida.

La elevada inflación, los precios al consumo subieron en marzo al ritmo más rápido en 40 años, probablemente obligará a la Fed a subir las tasas de interés varias veces en los próximos meses.

Tasas de interés para los estadounidenses

Los estadounidenses experimentarán este cambio de política a través del aumento de los costos de los préstamos: ya no será demasiado barato pedir una hipoteca o un préstamo para adquirir un vehículo. Y el dinero en efectivo depositado en las cuentas bancarias finalmente generará algo de interés, aunque no mucho.

“El dinero ya no será gratis”, dijo Joe Bruselas, economista jefe de RSM US.

Cuando estalló la pandemia, la Reserva Federal hizo que los préstamos fueran casi gratuitos en un intento de fomentar el gasto de los hogares y las empresas. Para impulsar aún más la economía devastada por el covid-19, el banco central de Estados Unidos también imprimió billones de dólares a través de un programa de estímulos llamado expansión cuantitativa, más conocida como QE. Y cuando los mercados crediticios se congelaron en marzo de 2020, la Fed implementó facilidades de crédito de emergencia para evitar un colapso financiero.

El rescate de la Fed funcionó. No hubo crisis financiera a causa del covid-19. Las vacunas y el gasto enorme del Congreso allanaron el camino para una rápida recuperación. Sin embargo, sus acciones de emergencia, y el retraso en retirarlas, también contribuyeron al sobrecalentamiento de la economía actual.

Hoy, el desempleo está en el nivel más bajo de los últimos 50 años, pero la inflación es muy alta. La economía estadounidense ya no necesita toda la ayuda de la Fed.

Cada vez que la Reserva Federal sube las tasas de interés, se vuelve más costoso pedir un préstamo. Esto se traduce en un aumento de los costos de los intereses de las hipotecas, las líneas de crédito con garantía hipotecaria, las tarjetas de crédito, las deudas estudiantiles y los préstamos para automóviles. Los préstamos a las empresas también serán más caros, tanto para las grandes como para las pequeñas.

La forma más tangible en que esto se está produciendo es con las hipotecas, donde las expectativas de subidas de tasas de interés ya han impactado en los intereses hipotecarios.

La tasa de interés hipotecario a 30 años se situó en una media del 5,1% en la semana que terminó el 28 de abril. Esta cifra es muy superior a la de noviembre, cuando estaba por debajo del 3%.





Source link